El brandy Gran Duque de Alba fue lanzado en el año 1945. Documentos en posesión de la familia Medina, actual propietaria de las Bodegas Williams & Humbert, hablan de que al agente de la bodega en Madrid le unía una gran amistad con Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, XVII Duque de Alba, (padre de la actual Duquesa de Alba) y ante el inminente lanzamiento de un exclusivo brandy le preguntó si podía bautizarlo con su nombre. Después de probarlo el aristócrata quedó gratamente impresionado y sugirió que a tan noble producto sería más acertado ponerle el nombre de su ascendente el Gran Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, que había engrandecido la casa de Alba y era un importante personaje histórico. De esta manera lo refleja un documento escrito en el que se autoriza bautizar el brandy con dicho nombre.

Mostrando todos los resultados 2

Gran Duque de Alba Extra Old

Gran Duque de Alba Extra Old

Brandy de noble color, entre caoba antigua y ébano. Muy brillante, de nariz intensa, con notas a pasas, uva, ciruela, vainilla… Recuerdos, asimismo, a barniz de mueble antiguo característico, sin duda, de sus largos años de crianza. Complejo y majestuoso en boca resultando, a la vez, untuoso y aterciopelado. Retronasal intenso, persistente y muy largo.

Gran Duque de Alba Solera Gran Reserva

Gran Duque de Alba Solera Gran Reserva

Su color caoba con tonos dorados y la complejidad de sus aromas a «esteres vinosos» con amplios matices balsámicos nos denota su larga y adecuada permanencia en madera. A la boca ligeramente abocado, es suave y pleno con notas tostadas y de vainilla así como un final largo y grato.

Gran homenaje al paladar el disfrutar, en la intimidad o en compañía, de una copa de este viejo brandy señorial. En copa de balón muy fina a temperatura ambiente ligeramente calentada en el cuenco de la mano en señaladas sobremesas.